Diabetes

La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo no produce o usa la insulina adecuadamente. La insulina es una hormona que se necesita para convertir azúcar, almidones y otros alimentos en la energía necesaria para la vida diaria. Se desconoce la causa exacta de la diabetes, aunque los factores genéticos y medioambientales, así como cuestiones relacionadas con el estilo de vida (por ejemplo, obesidad y falta de ejercicio) parecen tener un papel relevante.

Existen dos tipos de diabetes

Diabetes tipo 1:
La diabetes tipo 1 se diagnostica a menudo en niños y adolescentes y, por esta razón, en algún caso se ha denominado "diabetes juvenil". Sin embargo, la diabetes tipo 1 se puede diagnosticar a personas de todas las edades. La causa es desconocida, aunque parece existir un fuerte vínculo familiar que se puede activar por factores medioambientales, como los virus. La diabetes tipo 1 no parece estar relacionada con el estilo de vida o la obesidad. La diabetes tipo 1 se produce con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes y representa un 13% aproximadamente de los casos de diabetes en España.

Sintomas

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden variar en gran medida. Pueden incluir un aumento de la sed y micción frecuente, pérdida de peso, hambre extrema, vómitos, dolor abdominal y fatiga. Además, puede que las mujeres con diabetes tipo 1 dejen de menstruar.

Diabetes tipo 2:
Actualmente hay aproximadamente 3 millones de españoles con diabetes tipo 2, lo que la convierte en una enfermedad muy extendida.1 A pesar de que anteriormente se ha denominado "diabetes del adulto", los niños y adolescentes también pueden desarrollar la diabetes tipo 2.

Sintomas

Muchos de los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden parecer inofensivos al principio. De hecho, puede sufrir diabetes tipo 2 durante años sin saberlo. Los síntomas de glucemia alta (hiperglucemia) pueden incluir un aumento de la sed y micción frecuente, hambre extrema, fatiga y visión borrosa. Se pueden producir otros problemas por tener la glucemia alta durante un período de tiempo largo. Estos problemas pueden incluir infecciones frecuentes que tardan en sanar o bien hormigueo y entumecimiento en las manos o pies. Los hombres con diabetes tipo 2 pueden experimentar disfunción eréctil. Si se detecta la diabetes en una fase temprana, aumenta sus posibilidades de mantenerse sano y experimentar menos síntomas.


Opciones de tratamiento para la diabetes

El objetivo principal del tratamiento de la diabetes es controlar los niveles de glucemia. Al mejorar el nivel de los niveles de glucemia, aumenta sus posibilidades de vivir una vida sana y sin complicaciones.

Terapia de insulina

Si tiene diabetes tipo 1, necesitará administrarse insulina porque su cuerpo no produce esta importante hormona. Si tiene diabetes tipo 2, puede que algún día deba administrarse insulina. Hay muchos métodos para ello, incluyendo el vial y jeringa tradicionales, los bolígrafos o plumas de insulina y el más avanzado tecnológicamente: la bomba de insulina.

Vial y jeringa

El método convencional de administración de insulina requiere inyectar manualmente la insulina al menos una vez al día. Tradicionalmente, la insulina se extraería de un vial y se inyectaría en la capa subcutánea de la piel con una jeringa desechable.

Bolígrafo de insulina

Los sistemas de bolígrafo (también llamado pluma) consisten en un cartucho con insulina que se coloca en un bolígrafo con una aguja desechable en la punta, lo que permite una dosificación más precisa de la insulina.

Bombas de insulina

Las bombas de insulina son dispositivos del tamaño de un móvil que administran insulina a través de un tubo pequeño colocado bajo la piel. Los estudios1 demuestran que la terapia con bomba de insulina puede lograr un control mejor de la glucosa que los regímenes convencionales de múltiples inyecciones de insulina diarias para personas con diabetes tipo 1.

El primer paso para tratar la diabetes tipo 2 es establecer una dieta sana y un régimen de ejercicio. Si esto es insuficiente para controlar la afección, se puede prescribir medicación oral o insulina.

Monitores continuos de glucosa

Los monitores continuos de glucosa son dispositivos pequeños y portátiles que miden los niveles de glucemia y proporcionan información de tendencias de glucosa de manera continua con actualizaciones cada 5 minutos. Esta información puede ayudar a mejorar el tratamiento de la diabetes y a reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la diabetes.


Acerca de los dispositivos de tratamiento de la diabetes

La tecnología da una respuesta a los principales retos de la diabetes: administrar insulina, medir los niveles de glucosa y gestionar la información

Para administrar insulina se cuenta con las bombas de infusión de insulina. Los monitores continuos y sensores ofrecen lecturas del nivel de glucosa cada 5 minutos y el software de gestión de la terapia le pueden ayudar a realizar un seguimiento de sus niveles de glucemia y a analizarlos.

¿Qué es?

La bomba de insulina es un dispositivo pequeño (del tamaño aproximado de un móvil) alimentado por una batería, que administra continuamente la insulina a los pacientes con diabetes de manera más fisiológica.

El monitor continuo de glucosa también es un pequeño dispositivo que le suministra al paciente las lecturas de la glucosa en el líquido intersticial cada 5 minutos (288 lecturas al día) pudiendo, gracias a ello, llevar un mejor control, determinar su evolución y conocer la velocidad a la que está cambiando la glucosa, dotándole de alarmas para avisarle en los momentos que se predetermine.

Las bombas de insulina de última generación están preparadas para la monitorización, de tal forma que simplemente añadiendo un sensor y un transmisor se consigue un sistema integral que ofrece información en pantalla tanto de la administración de insulina como de los niveles de glucosa, pudiendo así ayudarle a controlar su diabetes y cuidar su salud.

Además, Medtronic da acceso a los pacientes al software de gestión de la diabetes Carelink Personal que le permite descargar a través del Carelink USB la información tanto de las bombas de insulina como de los sensores de glucosa en un PC, facilitando así el análisis de los datos para poder conseguir un mejor control de la diabetes.

Beneficios y riesgos

Tanto el tratamiento como los resultados son específicos de cada paciente, por lo que debe consultar a su médico para conocer los detalles.

Consulte a su médico para conocer la lista completa de beneficios, indicaciones, precauciones, resultados clínicos y otra información médica importante relativa a los dispositivos para el tratamiento de la diabetes.


¿Qué es una bomba de insulina?

Las bombas de insulina son dispositivos pequeños y portátiles que administran insulina de acción rápida las 24 horas del día. Con un tamaño similar al de un teléfono móvil, las bombas de insulina administran la insulina a través de un tubo pequeño (catéter) y una cánula (denominados equipo de infusión) que se implanta bajo la piel. La cantidad de insulina administrada se puede ajustar para satisfacer las necesidades de cada paciente.

Puede programar la bomba de insulina de modo que administre la insulina automáticamente las 24 horas del día (lo que se conoce como tasa basal) para controlar la glucosa en sangre entre las comidas y durante el sueño. En respuesta a la comida, el paciente se administra una dosis de bolus de insulina cuando come.

Puede determinar el tamaño del bolus usando una función de las bombas de insulina que ayuda a calcular los bolus adecuados basándose en la cantidad de carbohidratos ingerida, la insulina remanente en el paciente y la tasa de glucemia antes de la ingesta.

Aunque se use una bomba de insulina, sigue siendo necesario monitorizar los niveles de glucemia a lo largo del día. Establecerá las dosis de insulina y las ajustará en función de la ingestión de alimentos y del programa de ejercicio que siga. Tendrá que cambiar el equipo de infusión cada 2 o 3 días.

La terapia con bomba de insulina está indicada para personas de todas las edades con diabetes tipo 1. Está financiada por el Sistema Nacional de Salud. No obstante, su médico le indicará su idoneidad para esta terapia.

bomb1

Las bombas de insulina administran insulina a través de un tubo pequeño y una cánula (denominados equipo de infusión) que se implantan bajo la piel.

Beneficios y Riesgos – Bombas de Insulina

La terapia con bombas de insulina ha mejorado la salud y la calidad de vida de miles de individuos con diabetes de tipo 1 y 2. La bomba de insulina permite ajustar el tratamiento de manera inmediata y administrar las dosis exactas necesarias en cada momento sólo con pulsar unos botones. Esto supone una forma más fácil y flexible de gestionar la diabetes que conduce a un mejor control. Este mejor control puede significar una mejora de la salud.

Antes de usar una bomba de insulina, se debe recibir formación en su uso. Esta formación con un enfermero o educador de diabetes se puede hacer en varias sesiones. Con su formador, puede aprender a adaptar la bomba de insulina a su estilo de vida y objetivos de terapia. También debe saber qué hacer en caso de complicaciones.

Es importante hablar con su médico y recibir formación en el uso de la bomba de insulina antes de empezar a usar el dispositivo usted solo.


¿Qué es un monitor continuo de glucosa?

Un monitor continuo de glucosa es un dispositivo que mide los niveles de glucemia continuamente, dando lecturas cada 5 minutos (288 al día) durante las 24 horas del día. El monitor de glucosa puede ayudarle a entender cómo la comida, el ejercicio y la medicación afectan a los niveles de glucemia, lo que le permitirá tratar mejor su diabetes. Los monitores continuos de glucosa incluyen además alarmas para indicar si los niveles de glucemia sobrepasan los niveles predefinidos o caen por debajo de ellos, así como alarmas de tendencia y predictivas.

Los componentes de la monitorización son: un monitor (pequeño dispositivo del tamaño de un móvil), un sensor que mide la glucosa en el líquido intersticial y que se inserta en la zona del vientre, y un transmisor que, conectado al sensor, envía la información de éste de manera inalámbrica al monitor. El tamaño del sensor y del transmisor conjuntamente es similar al de una moneda de dos euros. 

La monitorización continua de la glucosa (MCG) le aportará información constante de sus niveles de glucosa, teniendo así una imagen completa de la glucemia a lo largo de todo el día. Esta información, además de verse en la pantalla del monitor, se puede descargar a través de un software a un PC para facilitar la lectura y el análisis de la información.

El monitor continuo no elimina por completo la necesidad de hacerse controles capilares, ya que el monitor precisa de calibrarse cada 12h, para lo que son necesarias al menos 2 mediciones capilares al día.

bomb2

Monitor continuo de glucosa, sensor y transmisor. El pequeño sensor de glucosa se inserta bajo la piel. El transmisor transmite las lecturas de glucosa al monitor.

Beneficios y Riesgos

Si padece diabetes, un monitor continuo de glucosa puede ayudarle a supervisar sus niveles de glucemia todo el día, cada día.

Si entiende sus niveles de glucemia y cómo cambian en el transcurso del día, será capaz de ajustar su comida, ejercicio, medicación y niveles de insulina. Si su glucosa es demasiado alta o demasiado baja, puede tomar medidas con mayor antelación. Podrá mejorar sus decisiones si se basan en la información obtenida cada 5 minutos durante las 24h del día (288 mediciones). Un mayor conocimiento de los niveles de glucemia en el tiempo permite reducir los riesgos de complicaciones como la ceguera, los ataques cardíacos, la insuficiencia renal y la amputación.

Antes de usar un monitor continuo de glucosa, debe primero formarse en su uso. También debe saber que un monitor continuo de glucosa no sustituye a las pruebas de glucosa en sangre realizadas con un medidor de glucosa en sangre capilar, ya que el monitor exige una medición cada 12h y se recomienda la realización de 2 a 4 glucemias capilares al día. Es importante hablar con su médico para determinar si un monitor continuo de glucosa es adecuado para usted.


¿Qué es Care Link?

Carelink es la plataforma para la gestión del tratamiento de la diabetes de Medtronic La plataforma está compuesta por dos softwares: un software para pacientes, llamado CareLink Personal, y otro para el equipo médico, denominado Carelink Pro.

Permite a los pacientes descargar de forma rápida y sencilla los datos desde sus dispositivos (bomba, monitor) a una base de datos online segura. Como la plataforma está totalmente integrada, el equipo médico obtendrá un acceso rápido y fácil a los datos de sus pacientes.

Los pacientes pueden acceder de forma gratuita a la web de CareLink Personal. El software organiza los datos en informes, con diagramas, tablas y gráficos que ayudarán al paciente a realizar un seguimiento del consumo de insulina, la ingesta de carbohidratos y los niveles de glucosa.

Siguiendo las instrucciones del equipo médico, los pacientes podrán llevar los informes a la siguiente consulta. Si, además, el paciente utiliza la monitorización continua de la glucosa, los informes le ofrecerán aún más información y será más fácil identificar problemáticas específicas y patrones repetitivos que puedan ayudar a ajustar el tratamiento de una manera que no sería posible sin los datos de la monitororización continuo de glucosa.

El uso prolongado de los sistemas de monitorización de glucosa basados en internet ha demostrado ser superior a los sistemas convencionales de cuidado de la diabetes basados en visitas a la consulta, para controlar y alcanzar la estabilidad de la glucosa sanguínea.


Gestión del tratamiento de la diabetes

Durante más de 25 años, Medtronic ha sido pionero en la gestión del tratamiento de la diabetes. Nuestras bombas de insulina y nuestros sistemas de monitorización continua de la glucosa permiten gestionar y realizar el seguimiento de los niveles de glucosa durante todo día, todos los días, permitiendo llevar una vida más activa.

Para la diabetes

El objetivo principal de la gestión del tratamiento de la diabetes es controlar los niveles de glucosa. Esto es posible gracias a las bombas de insulina, diseñadas para ayudar a controlar la diabetes, garantizando la administración continua de insulina. Las bombas de insulina pueden combinarse con los sistemas de monitorización continua de la glucosa, que son pequeños dispositivos portátiles que ofrecen un control de la glucosa en tiempo real durante las 24 horas del día. De este modo, es posible gestionar mejor el tratamiento de la diabetes y reducir el riesgo de complitcaciones derivadas de la enfermedad.