Acerca de la enfermedad coronaria

Una arteria coronaria ocluida puede producir un ataque cardíaco, o infarto de miocardio. Tanto para los hombres como para las mujeres, la enfermedad coronaria es uno de las causas principales de muerte en España.

Definición
La enfermedad coronaria es una enfermedad cardíaca que provoca un suministro inadecuado de sangre al músculo cardíaco, una afección potencialmente perjudicial. La enfermedad coronaria también se conoce como cardiopatía coronaria.

Causas
La enfermedad coronaria está provocada por una acumulación de depósitos grasos y cerosos en el interior de las arterias. Estos depósitos se componen de colesterol, calcio y otras sustancias de la sangre. Esta acumulación se denomina "placa aterosclerótica" o simplemente "placa". Los depósitos de placa pueden obstruir las arterias coronarias y hacerlas rígidas e irregulares. Esto se denomina "endurecimiento de las arterias".

Puede haber un único obstáculo o múltiples obstáculos, y pueden variar en gravedad y ubicación. Estos depósitos estrechan lentamente las arterias coronarias, haciendo que el corazón reciba menos sangre y oxígeno. Esta reducción del flujo sanguíneo puede causar dolor torácico (angina), falta de aliento u otros síntomas. Un bloqueo completo puede causar un ataque cardíaco.

Síntomas
Dado que la enfermedad coronaria (arterias ocluidas) puede desarrollarse durante muchos años, es frecuente que los síntomas no se sientan hasta que los bloqueos son graves y suponen una amenaza para la vida. Puede notar los primeros síntomas cuando el corazón late más fuerte de lo normal, como durante el ejercicio. Sin embargo, estos síntomas también se pueden producir cuando se está en reposo y no se está realizando ninguna actividad.

Los síntomas de la enfermedad coronaria difieren en cada persona, pero los síntomas típicos incluyen:

  • Malestar o dolor torácico (angina)
  • Dificultades respiratorias
  • Fatiga extrema al hacer ejercicio
  • Edema en los pies
  • Dolor en el hombro o el brazo
  • Las mujeres pueden tener un dolor torácico atípico. Puede ser fugaz o agudo y notarse en el abdomen, la espalda o un brazo.

Las mujeres tienen una probabilidad ligeramente superior a la de los hombres de experimentar otros signos precursores de un ataque cardíaco, tales como náuseas y dolor de espalda o de mandíbula. A veces, un ataque cardíaco se produce sin señales claras ni síntomas.

Hable con su médico si piensa que tiene síntomas de enfermedad coronaria. Si piensa que podría estar teniendo un ataque cardíaco, busque asistencia médica inmediata.

Factores de riesgo
A medida que las personas envejecen, se produce cierto endurecimiento de las arterias. Sin embargo, ciertos factores de riesgo pueden acelerar el proceso:
  • Edad (más de 45 para los hombres y más de 55 para las mujeres)
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca
  • Fumar
  • Tensión arterial alta
  • Alto colesterol "malo" LDL y bajo colesterol "bueno" HDL
  • <
  • Ciertas enfermedades, tales como la diabetes
  • Sobrepeso u obesidad
  • Falta de ejercicio
  • Ciertos tipos de radioterapia torácica
  • Estrés
Los hombres tienen un riesgo más alto de enfermedad coronaria que las mujeres. El riesgo de una mujer aumenta después de la menopausia. 

Diagnóstico
Si su médico sospecha que tiene enfermedad coronaria puede remitirlo a un cardiólogo, que está especializado en problemas del corazón, arterias y venas.

Al hacer un diagnóstico, el médico le preguntará por los síntomas, su historial médico y los factores de riesgo. En función de esta información, su médico puede hacerle pruebas para examinar la salud de sus arterias. Las pruebas más comunes incluyen:

  • Electrocardiograma (ECG)
  • Ecocardiograma (ECO)
  • Prueba de esfuerzo
  • Exploración nuclear del corazón/prueba de esfuerzo nuclear
  • Tomografía computerizada de haz de electrones
  • Angiografía de resonancia magnética (MRA)
  • Angiografía
  • Ultrasonido intravascular (IVUS)
  • Radiografía
  • Análisis de sangre
  • Angiografía de TC


Opciones de tratamiento para la enfermedad coronaria

Puede hacer mucho para controlar la enfermedad cardiovascular. Tome la medicación. Cambie su dieta. Haga ejercicio. Si estos cambios no son suficientes, el médico puede recomendar un implante de stent o cirugía de bypass.

Su médico determinará el mejor tratamiento para usted en función de los problemas subyacentes, dónde estén y cómo sean de graves los obstáculos y los riesgos futuros.

Terapia farmacéutica
Cuando la aterosclerosis se identifica en una fase temprana, se puede prescribir medicación como nitratos, betabloqueantes, bloqueadores del canal de calcio, aspirina o fármacos que rebajan el nivel de colesterol (estatinas). Estas medicinas pueden ralentizar el progreso de la enfermedad o aliviar los síntomas.

Cirugía de bypass
La cirugía de revascularización coronaria, o "CABG" por sus siglas en inglés, es un procedimiento común para el corazón. Un cirujano toma una sección de un vaso sanguíneo sano de una pierna, el pecho o un brazo. Entonces, el vaso se conecta (se injerta) en la arteria coronaria ligeramente más allá del punto del obstáculo. Esto crea una nueva vía para que la sangre fluya alrededor del obstáculo (bypass) en la arteria y pueda llegar al corazón.

En los pacientes que se someten a un bypass suele utilizarse anestesia general, así que no están despiertos durante la cirugía. Dos procedimientos quirúrgicos de bypass para la arteriopatía coronaria son: (1) cirugía sin circulación extracorpórea y (2) cirugía con circulación extracorpórea.

  • Cirugía sin circulación extracorpórea: la cirugía sin circulación extracorpórea se realiza mientras el corazón está latiendo. Esto suele requerir equipos especiales que permiten al cirujano operar en el corazón mientras éste está latiendo. La cirugía sin circulación extracorpórea es adecuada para ciertos pacientes.
  • Cirugía con circulación extracorpórea: la mayoría de cirugías de revascularización coronaria se hacen a través de una incisión en el pecho mientras el corazón está parado y una máquina de circulación extracorpórea se ocupa del trabajo de hacer circular la sangre. Esto se denomina cirugía con circulación extracorpórea o cirugía de bypass convencional.

Tratamientos mínimamente invasivos
Para algunos pacientes, existe una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía de revascularización coronaria. Tres tratamientos mínimamente invasivos para la arteriopatía coronaria, la angioplastia coronaria con balón, la implantación de un stent y la revascularización coronaria  con cirugía cardíaca mínimamente invasiva (CMI).
  • Angioplastia coronaria con balón: la angioplastia coronaria con balón, también conocida como intervención coronaria percutánea (ICP), utiliza un balón para dilatar la pared interior de la arteria y permitir que la sangre fluya con una frecuencia normal o casi normal.
  • Implantación de un stent: se utiliza un dispositivo denominado stent para restaurar el flujo sanguíneo en la arteria coronaria. Un stent es un tubo de malla metálico muy pequeño y extensible hecho de metal. como acero inoxidable o aleación de cobalto. Como en un procedimiento de angioplastia con balón, el stent se monta sobre un balón muy pequeño que se expande dentro de una arteria para comprimir la placa contra la pared arterial, ampliar la abertura del vaso y restaurar el flujo sanguíneo.
  • Revascularización coronaria con CMI: el procedimiento sin circulación extracorpórea antes descrito se puede realizar a través de una pequeña incisión en las costillas, en lugar de a través de una esternotomía media.
En algunos casos, los stents y los balones se utilizan de manera conjunta en un procedimiento denominado tratamiento con stent y balón.


Acerca de los tratamientos para la enfermedad coronaria

Los stents y la cirugía de bypass son tratamientos comunes para las arterias ocluidas. Los stents son tubos de malla metálicos extensibles que mantienen las arterias abiertas. La cirugía de bypass implica el desvío del flujo sanguíneo alrededor de la arteria ocluida utilizando una arteria sana procedente de otra zona del cuerpo.

¿Qué es?
Tanto si el tratamiento de la enfermedad coronaria consiste en la implantación de un stent como en cirugía de bypass, el fin es restaurar el flujo sanguíneo en una arteria ocluida a una frecuencia cercana a lo normal. Ambos métodos requieren procedimientos y dispositivos especializados para lograr este objetivo.

Beneficios y riesgos
Tanto el tratamiento como los resultados son específicos de cada paciente, por lo que debe consultar a su médico para obtener la información necesaria.

Consulte a su médico para conocer la lista completa de beneficios, indicaciones, precauciones, resultados clínicos y otra información médica importante relativa a los tratamientos para la arteriopatía coronaria.

Preguntas frecuentes
Si su médico le ha recomendado la implantación de un stent o la cirugía de bypass, es importante que hable con él sobre el procedimiento. Formule preguntas, exprese sus preocupaciones y obtenga tanta información como precise.